1/6/16

Para hacer crecer la fantasía, no hay nada mejor que la poesía.

Hay muchos poemas maravillosos para niños; algunos son antiguos, otros actuales, muchos son atemporales o muy modernos. Algunos son breves y otros llenan páginas y páginas. Algunos son extraños y te hacen dar vueltas la cabeza, otros son juguetones y se escuchan con una sonrisa en los labios. Sean como sean, a los niños les encanta escuchar y leer poemas.

¿Por qué?

Verde verderol
¡endulza la puesta del sol!
Palacio de encanto,
el pinar tardío
arrulla con llanto
la huida del río.
Allí el nido umbrío
Tiene el verderol.


A los niños les gustan la repetición y las rimas, por eso disfrutan escuchando recitar poemas y quieren que se les recite una y otra vez su poema preferido.
Los poemas infantiles reflejan para los niños un mundo nuevo y diferente que los hace crear mentalmente imágenes nuevas y hasta ahora desconocidas y que les llaman mucho la atención.
Les divierte escuchar juegos de palabras y descubrir palabras nuevas que entre versos, rimas y pareados, no les costará recordar.

Verde verderol
¡endulza la puesta de sol!
La última brisa
es suspiradora,
el sol rojo irisa
al pino que llora.
¡Vaga y lenta hora
nuestra, verderol!


Y, ¿por qué es importante que los niños lean o escuchen poesía? Porque ...

Fomenta la creatividad y la imaginación.
Estimula la concentración.
Desarrolla el pensamiento y el lenguaje.
Amplía el vocabulario.
Entretiene y divierte.
Favorece la comprensión de conceptos complejos.
Estimula el gusto por la lectura,
Promueve la formación de valores estéticos.
Potencia el aprendizaje artístico a través del ritmo y la musicalidad.


Los niños son curiosos por naturaleza, son curiosos y tienen un gran deseo por aprender. Los poemas pueden apoyar y fomentar estas cualidades.

Verde verderol
¡endulza la puesta del sol!
Soledad y calma,
silencio y grandeza.
La choza del alma
se recoje y reza.
De pronto ¡belleza!
canta el verderol.

Verde verderol

Poema de Juan Ramón Jiménez